ANTENA3: LA PEQUEÑA ALBA, UNA HEROÍNA QUE LUCHA CONTRA EL CÁNCER DESDE LOS CINCO MESES

Alba Pérez padece el Sarcoma de Ewing y cada día pelea con todas sus energías para acabar con la enfermedad. Sus padres han creado una asociación para recaudar fondos que ayuden a impulsar la investigación en el Hospital Sant Joan de Déu en Barcelona, donde recibe tratamiento, y con la que se puede colaborar.
FUENTE:

http://www.antena3.com/noticias/sociedad/pequena-alba-heroina-que-lucha-cancer-cinco-meses_2013030100015.html

Primer talón entregado por la asociacion Alba Pérez al laboratorio de investigación del cancer infantil

Hoy hemos hemos entregado un talón bancario de 6.000 euros al hospital SANT JOAN DE DEU DE BARCELONA que se destinara al laboratorio de investigación del cancer infantil.

Quiero daros las gracias a todos los que colaboráis con la asociacion alba Pérez.

Cuenta solidaria donde puedes hacer tus donativos para seguir luchando contra el cancer infantil.

LA CAIXA 2100-0638-66-0200191250

20120621-134330.jpg

LA VANGUARDIA

PERIODICO LA VANGUARDIA
La habitación 853

Su fondo de resistencia se está fragilizando mientras el tumor impone su dictadura de día y de noche.

Alba se inclina sobre el pecho de su madre. Ni siquiera su cabeza pelona resta expresividad o belleza a sus ojos, medio adormecidos por la morfina.

Seguramente Alba no sabe a qué huele un colegio, ni la hierba húmeda, ni el chocolate. Una habitación en… Sant Joan de Déu, la 853, es su micromundo, aséptico y con ñolor a desinfectante, desde hace dos años, casi toda su existencia. LEER MÁSREAD MORE

LA VANGUARDIA.COM: LA HABITACIÓN 853

Su fondo de resistencia se está fragilizando mientras el tumor impone su dictadura de día y de noche. Alba se inclina sobre el pecho de su madre. Ni siquiera su cabeza pelona resta expresividad o belleza a sus ojos, medio adormecidos por la morfina.

Seguramente Alba no sabe a qué huele un colegio, ni la hierba húmeda, ni el chocolate. Una habitación en… Sant Joan de Déu, la 853, es su micromundo, aséptico y con ñolor a desinfectante, desde hace dos años, casi toda su existencia. De entre todas las imágenes del diario del domingo, la suya es de aquellas que te hacen apretar los dientes y te anudan la garganta. Su historia muerde la realidad, o más bien la escupe.

Rafael y Nieves –él, un trabajador autónomo; ella, empleada en un supermercado– miran a su hija con ternura aunque su aspecto es de agotamiento. Llevan dos años turnándose para estar con ella y, como el dinero no sobra, hay que seguir trabajando.

Su fondo de resistencia se está fragilizando mientras el tumor impone su dictadura de día y de noche. Si ella no se rinde, ellos tampoco.

–¡Imaginen que esa niña es la suya! –exclama él.

La súplica la dirige Rafael a quien quiera escucharle, sea presidente, ministro, diputado o senador.

No hay impostura en sus palabras, sino una sensación de orfandad y desamparo.

Este hombre se dirigió a La Vanguardia después de ver cómo sus señorías aprobaban el 22 de septiembre una proposición no de ley para que los padres de niños con cáncer o con enfermedades muy graves que trabajen puedan tener una baja laboral retribuida. Sobre el papel, todo es muy bonito. Esperanzador. Pero han pasado casi dos semanas y nada más se ha sabido ni de sus señorías ni de la iniciativa. Rafael ha ido encadenando baja tras baja, aunque legalmente esto tiene un límite.

“¿A qué esperan?”, nos pregunta. El Gobierno tiene el tiempo en sus manos y lo empuja lentísimamente, mientras el tiempo de Alba vuela.

Todo depende de que el ministro de Trabajo eche cuentas y vea que lo razonable es conceder este derecho a los padres de niños enfermos porque, de hecho, ya lo está pagando en forma de bajas laborales. Aunque mucho nos tememos la respuesta, si es que llega, porque este Gobierno tan supuestamente social lo primero que recorta son los derechos sociales. Y es aquí cuando la habitación 853 del hospital Sant Joan de Déu, donde viven Alba y sus padres, se convierte en un territorio donde se ve tan claro el sentido de la vida y, a un mismo tiempo, lo mezquino de la política que levanta expectativas que no cumple.

Decía Borges que la experiencia de un ser humano puede parecerse a la de otros.

La de Rafael y Nieves, la nuestra, la de todos…, la inesperada. Imaginen que fuera su hija la niña de la habitación 853.

Fuente

http://www.lavanguardia.com/vida/20101007/54019270210/la-habitacion-853.html#